Un poco de historia

A través del tiempo han surgido distintas opiniones con respecto a lo que es y no es la hipnosis, así como a sus inicios. Se cree que el hombre primitivo usaba estos estados para muy diversos fines de acuerdo al sistema de vida de aquellos tiempos. En la antigüedad, la hipnosis estaba reservada a algunas culturas, destacando entre ellas Egipto, Grecia, Caldea, Persia, China y la India. Por otro lado, mencionamos diversos pueblos de África y tribus de Oceanía, donde se han encontrado elementos hipnóticos. Estas técnicas sólo podían ser ocupadas por las jerarquías religiosas.

Se cree que los egipcios consideraban que estos estados constituían efectivos métodos místicos de terapia alternativa. El famoso papiro de Ebers, que data aproximadamente del año 1500 a.C., describe procedimientos muy similares a la hipnosis moderna.

Los antecedentes de la Hipnosis, varían, de acuerdo al punto de vista de cada autor, por su parte M. Ptewingel Grobbe (1992) comenta que quien alguna vez visitó la clásica Grecia, habrá visto u oído de los Templos de Sueño. Los asiros y los persas creían que con la fuerza de la mente se podían magnetizar personas y también objetos materiales.

En la India se originó el sistema yoga como método de autorrealización, y en otro país y cultura milenaria como es China, también fueron utilizados con fines ceremoniales y rituales colectivos los estados alterados de conciencia.

Hace unos 200 años que la hipnosis se somete a exhaustivas investigaciones científicas, y fue a mediados del siglo XIX cuando el médico inglés James Braid (1795-1860) introdujo el concepto. Pero el estudio científico decisivo de este fenómeno, es decir, de la forma de predisponer a la persona en cuestión o paciente a determinadas influencias, se desarrolló entre los años 1850 y 1980. Entre esas influencias se cuentan la concentración y recuerdo limitado, la sugestión de determinadas ideas, reacciones y sensaciones, así como también cambios corporales.

En el año 1500 a/c, en Ebers (Antiguo Egipto). El egiptólogo Bordeoux encontró un papiro (perteneciente al año 1500 a/c) que muestra a un sacerdote egipcio magnetizando a un paciente o adepto. Los jeroglíficos reflejados en las pinturas murales del Templo de Imotep (Dios de la curación) muestran escenas similares.

En el año 500 a/c, en Grecia. Los sacerdotes y hierofantes griegos practicaban técnicas parecidas a las inducciones hipnóticas en los llamados Templos del Sueño, con fines curativos. En algunos se rendía culto a Asclepio, dios de la Medicina.

En 1776, en Viena (Austria). Franz Anton Mesmer, doctorado en filosofía, culmina a los 30 años un nuevo doctorado: el de medicina. Publica su tesis “De influxu planetarum in corpus humanum”, influenciado por las teorías de Paracelso.

En 1779, en Paris (Francia). Franz Anton Mesmer, afincado en Francia, decide publicar las 27 proposiciones en las que se apoya su “Teoría del Magnetismo Animal”.

En 1841 en Manchester (Reino Unido). El cirujano escocés James Braid descubre que para producir el trance sonambúlico, no es necesaria la intervención de un magnetizador ni fluido magnético alguno. A este sueño nervioso le denomina como Hipnotismo.

En 1866 en Nancy (Francia). Ambroise Auguste Liébeault publica su obra sobre los estados del sueño. Cura a sus pacientes con sugestiones. Junto con el profesor Bernheim fundaron la Escuela de Nancy.

En 1910 en Paris (Francia). Émile Coué farmacéutico y psiquiatra francés de la localidad de Troyes, abandona su farmacia y se dedica a divulgar su método de Autosugestión Consciente.

En 1980 en Estados Unidos. El Dr. Milton H. Erickson (1901-1980), considerado uno de los mejores terapeutas del siglo XX, amplió las posibilidades de la hipnosis al considerar el estado de trance como una experiencia natural al alcance de todo el mundo. Según esta perspectiva, en estado de trance somos capaces de trascender nuestra manera habitual de pensar, lo que nos permite descubrir nuevas opciones para mejorar la comunicación y la relación con los demás.

En la actualidad. La hipnosis se puede conceptuar como “una forma de concentración enfocada, atenta y receptiva con una sensación de conciencia paralela.

Síguenos en las redes sociales:

 

 

 

 

 

 

 

 

“O tienes RAZONES para cambiar tu vida o tienes EXCUSAS para seguir como estas, pero en tu mente no puedes tener las dos.”

Federación española de Pilates y Taichi
Sociedad de hipnosis profesional. Miembro asociado