Sexualidad

En principio es importante diferenciar dos tipos o grupos de trastornos sexuales:

Parafilias: que se caracterizan por una activación sexual ante objetos o situaciones que no forman parte de las pautas habituales de los demás y que puede interferir con la capacidad para una actividad sexual recíproca y afectiva.

Disfunciones sexuales: que se caracterizan por inhibiciones del deseo sexual, o de los cambios psicofisiológicos que caracterizan al ciclo de la respuesta sexual.

Siempre que nos encontramos ante problemas sexuales es fundamental la evaluación que llevamos a cabo.

En la primera parte de la evaluación hemos de descartar el origen orgánico de estos problemas, con el fin de poder acudir al profesional adecuado. Por ejemplo, los problemas de erección pueden estar relacionados con causas físicas, tales como dificultades en la circulación o toma de determinados medicamentos. En estos casos, la terapia bajo hipnosis para este tipo de problemas sexuales no sería efectiva por lo que necesitamos averiguarlo y ponerlo en manos de un especialista.

Al contrario de lo que piensan muchas personas, la mayoría de los trastornos por problemas sexuales son de origen psicológico, esto es, sin causa orgánica que lo justifique. Estos problemas sexuales pueden ser causados por muchos factores, entre ellos una mala educación sexual, un aprendizaje poco adaptativo, ideas incorrectas acerca de la sexualidad, respuestas corporales condicionadas por situaciones pasadas, puede responder a problemas de pareja… esto explica que ciertos problemas sexuales se den solo de forma circunstancial, por ejemplo hay personas que solo se excitan con determinados objetos pero no con otros.

Una vez descartados estos problemas orgánicos durante la evaluación, continuamos analizando las variables implicadas en el origen (causas) y mantenimiento de este problema, y la historia y evolución del mismo, para diseñar un programa de abordamiento específico para cada problema concreto.

La hipnosis es un instrumento terapéutico muy efectivo para la ayuda en la resolución de las disfunciones sexuales. Una de las ventajas principales que la hipnosis ofrece es el rápido estado de relajación al que se puede llegar, ayudando a que el paciente controle la ansiedad que presenta su problemática sexual.

La terapia sexual con hipnosis

El abordamiento de este tipo de problemas sexuales con hipnosis puede ayudar a:

  • Controlar la ansiedad anticipatoria asociada a las disfunciones sexuales (vaginismo, disfunción eréctil, eyaculación precoz, etc.).
  • Conocer los orígenes de los conflictos que han ocasionado la disfunción sexual que viene padeciendo.
  • La exploración y modificación de los mecanismos y procesos cognitivos que promueven la disfunción sexual (pensamientos automáticos, falsas creencias, emociones negativas, etc.).
  • Promover y facilitar la imaginación mental (fantasías sexuales) para la falta de deseo y para facilitar el orgasmo.
  • Desensibilizar progresivamente a la persona en situaciones que pueden crear ansiedad, aversión, etc. (abusos sexuales, miedo a la penetración).
  • Aumentar las sensaciones corporales (anorgasmia, disfunción eréctil, falta de deseo).
  • Mejorar la autoestima y con ello la autoaceptación.
  • Relajación selectiva de diversas zonas del cuerpo para ayudar a problemas como el vaginismo o la dispareunia.
  • Mejorar la activación sexual general

Hombres

 

Hombres

Hipnosis para la disfunción eréctil: incapacidad para conseguir o mantener una erección satisfactoria para el coito.

Hipnosis para la eyaculación precoz: falta del aprendizaje de la recepción y la integración de la información sensorial placentera percibida durante el acto sexual, que lleva a no saber reconocer el momento en que se puede prolongar el acto sexual.

Hipnosis para la eyaculación muy retardada: es la eyaculación que se produce en forma involuntaria muy tardíamente.

Mujeres

 

Mujeres

Hipnosis para el vaginismo: contracción involuntaria y condicionada -espasmo- de los músculos de la parte inferior de la vagina impidiendo así la penetración. El vaginismo es una respuesta aprendida, con frecuencia debida a dispareunia, que causa dolor al intentar el coito.

Hipnosis para la dispareunia: aparición de dolor durante el coito, tanto al principio, en su desarrollo, como al final del mismo. El dolor puede implicar sensaciones de ardor, quemazón, contracción… y su localización puede estar en la parte externa o interna de la vagina, o en la región pélvica y abdominal.

Hipnosis para la anorgasmia: retraso o ausencia persistente o recurrente del orgasmo después de una fase de excitación normal en la actividad sexual.

OTROS ABORDAMIENTOS:

Hipnosis para la Falta de deseo: falta de apetito sexual, de atracción por el sexo y por la posibilidad de llevar a cabo relaciones o conductas sexuales en general. La apatía no sólo tiene que ver con la carencia subjetiva de interés por realizar el coito; incluye el desinterés por toda conducta sexual, como la masturbación, la falta de pensamientos, ensoñaciones y fantasías sexuales, atención al material erótico, percepción del atractivo de las personas, en especial aquellos/as que pueden ser compañeros/as sexuales, y la falta de sensación de frustración si no se puede dar rienda suelta a la sexualidad.

Hipnosis para las Parafilias: actos poco comunes o extraños que son necesarios para la excitación sexual de quien padece la parafilia. Con tendencia a la insistencia, a la resistencia no siempre sujeta a la voluntad y a la dependencia, de tal modo que la gratificación sexual está sujeta a unos estímulos relativamente insólitos que se convierten en el foco principal, y a veces exclusivo, del comportamiento sexual (exhibicionismo, fetichismo, masoquismo, zoofilia, etc.).

Hipnosis para la Aversión al sexo: miedo irracional a las distintas actividades sexuales, generalmente ocasionado por vivenciar experiencias sexuales de carácter traumático -como violaciones y abusos sexuales-, catalogado a veces como fobia al sexo, que les lleva a evitarlas. Incluso sólo con imaginar alguna actividad sexual pueden experimentar intensas reacciones corporales, como aumentos en la tasa cardíaca, sudoración intensa, incremento en la tensión muscular, náuseas, etc.

Síguenos en las redes sociales:

 

 

 

 

 

 

 

 

“O tienes RAZONES para cambiar tu vida o tienes EXCUSAS para seguir como estas, pero en tu mente no puedes tener las dos.”

Federación española de Pilates y Taichi
Sociedad de hipnosis profesional. Miembro asociado